Sin duda, las medidas restrictivas que se han adoptado para enfrentar la contingencia ambiental pueden parecer fuertes para buena parte de la población, pero son responsables y muy necesarias si queremos evitar niveles de contaminación que golpeen la salud de quienes hacemos parte del Valle del Aburrá.

Sin embargo, el tema tiene mucho más fondo. Es urgente un cambio de hábitos y conciencia desde lo empresarial, gubernamental e individual. 

Desde ProSUR, conformada por un colectivo de 40 empresas, instituciones y organizaciones corporadas, hacemos un llamado con la mayor energía, para que trascendamos las medidas restrictivas que seguramente tendrán que repetirse de manera cíclica en nuestra región y logremos generar hábitos y rutinas que se conviertan en una transformación y una contribución diaria para la calidad del aire.

Estas son las acciones concretas que proponemos:

Curridabat como referente

También proponemos evaluar referentes de otras ciudades que han logrado apuntarle a la dotación natural de biodiversidad y han mejorado la calidad de vida en sus habitantes, como el caso de la municipalidad de Curridabat en Costa Rica, con espacios más frescos y con mayor calidad del aire.

Esta municipalidad fue premiada por ONU Hábitat como mejor experiencia innovadora en la implementación de la Nueva Agenda Urbana y su alcalde, Edgar Mora, estará presente en la Asamblea de ProSUR 2018 que se realizará el miércoles 21 de marzo y allí compartirá cómo ha logrado promover un ordenamiento territorial con base en la ampliación y recuperación del espacio público y la biodiversidad. Esto con el fin de generar mayor calidad de vida en sus habitantes, con estrategias de gestión enfocadas en la generación de corredores de biodiversidad.

¡Definitivamente es necesario avanzar de manera más decidida hacia una región sostenible y para ello son necesarios los esfuerzos de todos los que conformamos este territorio!

Carlos Viviescaz Monsalve
Director Ejecutivo ProSUR